Últimas tardes con Teresa, Juan Marsé

últimas tardes con teresa

Últimas tardes con Teresa es una novela de ficción social del escritor barcelonés Juan Marsé. Se publicó en 1966 y está ambientada en la Barcelona de los años 60. En ella se hace un retrato de dos mundos que conviven en ese momento, por una parte el de los estudiantes burgueses con inquietudes políticas, y por otra el de los emigrantes pobres que recientemente se habían establecido en la ciudad. Esto se muestra a través de las relaciones sentimentales de Manolo Reyes, apodado el Pijoaparte, un joven Don Juan de clase marginal, con Teresa Serrat.

MI ACERCAMIENTO A LA NOVELA

Buscando novelas ambientadas en Barcelona para mi TFM encontré muchas de ellas que ya conocía y que simplemente he releído (Nada y La plaça del Diamant), y otras, como Últimas tardes con Teresa, de las que ni siquiera conocía de su existencia.

La verdad es que leyendo la sinopsis esta novela no me atraía en absoluto. ―Por algún motivo me sentía incapaz de creer que una novela pudiera gustarme con un protagonista que se apodara Pijoaparte, aunque era precisamente la creación de este térmico lo que se le alababa a Marsé con esta novela―. Sin embargo salía en todas las listas que consulté de novelas imprescindibles ambientadas en Barcelona, así que la saqué de la biblioteca y esperé a que no quedara más remedio para comenzar a leerla.

Quizás por eso fue toda una sorpresa encontrarme con lo que me encontré: una narrativa bonita, una novela que apela a las emociones, entrañable, que deja huella. Una novela muy cuidada, en la que se nos trasporta a aquella época poniéndonos en la piel tanto de un chico buscavidas como de una universitaria politizada.

COMENTARIO SIN SPOILERS

La historia comienza con la irrupción de Manolo en una verbena privada de jóvenes ricos a finales de verano. El objetivo vital de Manolo es aprovechar su atractivo para relacionarse con alguna chica rica a la que “conquistar” para así poder salir de su vida como ladrón y ascender socialmente. Así que cuando se cuela en aquella verbena lleva precisamente esa intención. Es allí donde conoce a Maruja, una chica con la que baila y se besa esa noche, y con la que queda al día siguiente. La novela narra la relación amorosa de Manolo primero con Maruja y luego con Teresa. Las diferencias sociales, representadas en las inquietudes y preocupaciones de cada uno, marcan las relaciones entre estos personajes, mostrando de esta forma un retrato de la Barcelona de la época.

Los protagonistas indiscutibles de la novela son por tanto Manolo el Pijoaparte, Maruja y Teresa. La historia está narrada en tercera persona, sin embargo se va centrando en cada momento en un personaje concreto, y cuando el foco cambia la visión también cambia, proyectando en la narrativa el modo de ser de ese personaje: Las ilusiones, las esperanzas, los miedos, los desengaños… incluso la propia visión de la ciudad. A esto también ayudan las escenas retrospectivas en las que se muestran cosas que sucedieron hace tiempo, como la infancia del Pijoaparte, por ejemplo. Estas escenas, que rompen la linealidad temporal de la narración, ayudan a comprender mejor a los personajes.

Últimas tardes con Teresa no es una novela de grandes acontecimientos, sino más bien de escenas, de momentos. Trascurre a lo largo de un año y tres meses entre la ciudad de Barcelona y el pueblo de Blanes. Los escenarios que se nos muestran son muy diversos. Desde las miserias de los inmigrantes andaluces asentados en el barrio del Carmel, hasta la inquietud política de los jóvenes universitarios del barrio de Sant Gervasi, pasando por los locales bohemios más de moda de las Ramblas y su vida nocturna, o mostrando el movimiento obrero del Poble Sec. Sin olvidar el precioso escenario que representa el pueblo de Blanes como paradigma del verano ideal.

Sin embargo podríamos decir que el tiempo fuerte de la novela, donde transcurre la parte central, es el verano en Barcelona, con su calor sofocante, su ociosidad, su diversión, sus ilusiones y expectativas.

En el choque entre gentes y vidas tan distintas surgen momentos turbios, absurdos, divertidos, tensos, lúcidos. Gracias a estos contrastes se vislumbra una realidad social a menudo difícilmente explicable. La vida y las acciones de los personajes la ponen de manifiesto.

Creo que lo que más me ha gustado de esta novela es su forma de conectar con el lector, apelando a sentimientos que todos reconocemos y nos llegan, como el imaginario en torno a ese maravilloso verano en el que todo parece posible.

Otro punto fuerte es la forma en la que trata a los personajes, dándoles una profundidad y complejidad que es lo que al final le da vida al libro, incluso a los secundarios como lo son los amigos de Teresa o los de Manolo. Sin embargo creo que uno de los personajes más desarrollados es el de Teresa, una chica fuerte y con inquietudes, no exenta de caer en contradicciones, pero eso también forma parte de su encanto. Y es que la novela tiene una ambientación muy literaria pero también un trasfondo muy realista.

La novela además tiene una marcada sensualidad y un tono político. Estas dos cuestiones la llevaron a tener problemas con la censura.  De hecho en mi edición de Seixbarral se explica el tema de la censura con esta novela en las últimas páginas con fotocopias de los documentos originales de los censores.

En conclusión, esta novela reúne personajes complejos, contexto social y político trabajados, y una magia especial en su narrativa, que han hecho que se convierta en una de las lecturas que más me ha gustado hacer en los últimos tiempos. Todo eso a pesar de mis prejuicios. La recomiendo principalmente a quienes les gusten las novelas sociales ambientadas en otra época, en este caso los años 60 en Barcelona.

COMENTARIO CON SPOILERS

La novela, como ya he comentado antes, no funciona a base de grandes acontecimientos, sin embargo sí hay una serie de puntos que son los que propician las situaciones que van sucediendo. Aquí yo destacaría el otro acierto de la novela: el que estos puntos me parecen muy bien escogidos, y precisamente todos ellos giran en torno al personaje de Maruja. Y es que creo que no se puede hablar de Maruja cuando se intenta no hacer spoilers de la novela, porque su personaje en sí es un spoiler andante.

Cuando comencé a leer Últimas tardes con Teresa me sorprendió mucho ese comienzo en el que el Pijoaparte se relaciona en la verbena con Maruja en vez de con Teresa, a pesar de que Teresa está allí también y le hablan de ella e incluso la utiliza como excusa para justificar su presencia. Poco después se puede encontrar el primer punto impulsor de la trama: el descubrimiento de Maruja como criada de Teresa. Tal vez yo sea muy ingenua, pero no adiviné este giro de los acontecimientos y me sorprendió mucho. Todo el tiempo pensaba que tal vez Maruja fuera una prima o una amiga de Teresa, nunca pensé que sería su criada.

Una vez descubierto el secreto y a pesar de todo continuarse las relaciones entre Manolo y Maruja a lo largo de un año, cada vez me parecía más remota la forma en la que se iba a realizar el acercamiento con Teresa, ya que siempre se la presentaba como un personaje ajeno, lejano, imposible. Incluso, por qué no, un poco odioso. Y aquí está la magia de la novela, cómo logra hacer cambiar la visión de un personaje a lo largo de la historia según el punto de vista en el que esté centrado.

Hasta más o menos la mitad de la novela para mí el título tendría más sentido que fuera Últimas tardes con Maruja. De hecho la historia de amor entre estos dos personajes me parecía muy interesante, porque habla de muchas cosas: la sumisión de la mujer, el amor a pesar del maltrato tanto físico como psíquico, la dependencia emocional del Pijoaparte hacia ella porque es la única persona que le queda que se preocupe por él, la dependencia de ella hacia él porque se siente sola  y solo entiende ese tipo de amor abusivo…

Y de repente se hace la transición, la conexión que llevaba esperando a lo largo de toda la novela que uniera de alguna forma a Manolo y Teresa. Y está hecha de una forma realmente buena, porque llegados a ese punto en el que se daba una imagen de Teresa tan inalcanzable y a Manolo se le mostraba tan pasivo también hacia ella, de pronto se rompe esa barrera de la única forma posible, través de lo único que los unía: Maruja, de nuevo. Esta vez al ser hospitalizada en coma.

Entonces comienzas las “Tardes con Teresa”, que acaban de nuevo con la última actuación de Maruja: Su muerte, que lo precipita todo y aboca a ese final que desde el principio se prevé trágico. Y es que si esta historia hubiera acabado bien no se la hubiera creído nadie, así que de alguna forma el drama final parece lo justo y necesario.

Mi parte preferida en la novela son precisamente esas tardes con Teresa. En ellas hay escenas que me han parecido maravillosas. Por ejemplo, la de una de las primeras  conversaciones entre Teresa y Manolo en la que Teresa escucha lo que le da la gana de lo que le cuenta él. Creo que representa muy bien la situación que se da tan a menudo cuando se llevan ideas preconcebidas que además no estamos dispuestos a cambiar. Creo que es un momento muy divertido por lo absurdo de la situación.

Otro de los momentos con los que me quedo es con esa primera vez que van los dos juntos al bar Tíbet. Esa escena narrada con tanto encanto te hace presa de la magia de un momento tan cotidiano y a la vez lleno de sensaciones. Ese sol del verano con Barcelona bajo sus pies, ese atardecer calmado en aquel bar solitario…

No puedo olvidarme tampoco del gran descubrimiento que es el personaje de Teresa. Me gusta mucho cómo está tratado porque se la presenta como una mujer compleja, con la que a mí particularmente me ha resultado muy fácil empatizar. Además no se la dibuja como a una víctima del Pijoaparte, que era lo que me temía desde el principio, sino que llega el momento en el que se invierten las tornas y es él el que tiene más problemas que ella por su relación, incuso finalmente él es el único que sale mal parado de esa historia. Esto chocó con mis ideas preconcebidas y por eso me gustó más.

En definitiva y como he dicho antes, una novela que me ha sorprendido muy gratamente.

Hasta el próximo libro,

Cristina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s